..Una vez más..los perros judíos metidos en todas las mierdas habidas y por haber...

sábado, 2 de agosto de 2014

Israel expulsa en secreto a los africanos solicitantes de asilo a Uganda





Manifestantes en el Centro de Detención de Holot el 17 de febrero de 2014
Israel ha comenzado a enviar a los solicitantes de asilo africanos a Uganda, según un alto funcionario del gobierno que dijo que en el último mes, decenas de solicitantes de asilo han acordado abandonar Israel en dirección Uganda y algunos ya han abandonado el país. La Autoridad de Población e Inmigración rechazó varias solicitudes de Haaretz para responder sobre el asunto y no existe otra confirmación oficial.

Haaretz ha obtenido información de que un ciudadano sudanés que había sido detenido en el centro de detención Saharonim viajó a Uganda, donde se reunió con su familia. El hombre llamó a sus amigos en Israel y dijo que había otros seis solicitantes de asilo procedentes de Sudán con él en el vuelo, todos los cuales habían sido liberados de Saharonim. El hombre también dijo que había recibido una subvención de 3.500 dólares para salir del país, lo cual está en consonancia con el procedimiento de la "salida voluntaria" del gobierno.

El estado no deporta a los ciudadanos de Eritrea debido al peligro que corre sus vidas en ese país, ni deportar a los sudaneses, porque Israel no tiene relaciones diplomáticas con Sudán. Pero sí ejercen una fuerte presión sobre la gente de esos países para que salgan.

En junio de 2013, el estado dijo a la Corte Suprema de Justicia que había llegado a un acuerdo con un tercer país, que estaría de acuerdo en aceptar los solicitantes de asilo procedentes de África, pero no quiso revelar el nombre del país. Altos funcionarios confirmaron que el país era Uganda, sin embargo, el Estado no quiso hablar sobre el acuerdo y el gobierno de Uganda negó la existencia de tal acuerdo.

Los solicitantes de asilo recluidos en Saharonim o en el centro de detención Holot dicen que los representantes de la Población y la Autoridad de Inmigración están presionando para que firmen los formularios de la "salida voluntaria" y están mencionando específicamente la posibilidad de trasladarse a Uganda. "Alguien del Ministerio del Interior va por aquí y pregunta si alguien quiere volver", dijo un detenido en Holot el miércoles. El detenido dijo que las duras condiciones en la instalación y la presión están llevando a algunas personas a estar de acuerdo en dejar Israel a pesar de sus temores.

"El Estado de Israel está proponiendo a los solicitantes de asilo un retorno a Uganda sin garantías o acuerdo oficial", dice Reut Michaeli, director de Hotline for Refugees and Migrants (Línea Directa para los Refugiados e Migrantes) el miércoles. Añadió que hasta donde sabe su organización, los solicitantes de asilo no reciben estatus legal en Uganda y que no tendrán ningún papel permitiéndoles salir si así lo desean.

"Además de todo eso, se sabe que Uganda deporta a los solicitantes de asilo a sus países de origen", señaló Michaeli.

Michael Rozin, (partido político Meretz), presidenta de la Comisión de Trabajadores Extranjeros de la Knesset, dijo: "¿Cómo puede ser que hace seis meses, el ministro del Interior anunciara a bombo y platillo, "Mira, tenemos un acuerdo con un tercer país y que ahora podemos mover a miles allí" y ahora de repente escuchamos testimonios sobre el movimiento voluntario de los solicitantes de asilo a Uganda sin un acuerdo".

Rozin, quien dijo que el secreto hizo que pareciera que el acuerdo con el gobierno no quería ser mostrado al público, preguntó a Gideon Sa'ar ministro del interior por las aclaraciones, pero aún no ha respondido.

Mientras tanto, Saar dijo que ha habido un fuerte aumento en el número de solicitantes de asilo procedentes de África que han abandonado el país en lo que se conoce como el procedimiento de salida voluntaria. En su intervención en la "unidad de la salida voluntaria" de la Autoridad de Población e Inmigración que ha abierto recientemente en Eilat, Saar dijo que este mes unos 1.500 solicitantes de asilo se irían, en comparación de los 765 en enero, 325 en diciembre y 63 de noviembre.

"El número de personas que abandonan o salen del país cada mes, recuerda al número de infiltrados que fueron llegando en el apogeo de la infiltración ilegal", dijo Saar. Añadió que el fuerte aumento de las salidas se debió a la nueva ley contra la entrada ilegal, las citaciones a las instalaciones de detención de Holot, la prohibición de emplear inmigrantes ilegales y el aumento de la subvención de los solicitantes de asilo que reciben el día de su salida, de 1.500 a 3.500 dólares. Dijo que las cifras fomentaban que el ministerio continuara con esta política.

Según la Autoridad de Población e Inmigración, a partir de septiembre de 2013, hubo 53.646 solicitudes de asilo procedentes de África en Israel, entre ellos 35.987 eran de eritreos, 13.249 de sudaneses y 4.400 personas de otros países.

De acuerdo con la decisión del gabinete, recibirán todos los solicitantes de asilo procedentes de África que salen del país a finales del mes mediante el procedimiento de "salida voluntaria" se les concederá 3,500
dólares.

La Autoridad de Población e Inmigración informó el miércoles que dos ciudadanos sudaneses cruzaron la frontera por la noche desde Egipto a Israel. Desde principios de 2014, 12 africanos han cruzado la frontera hacia Israel. Todos ellos han sido encarcelados por un año en Saharonim, en consonancia con la enmienda a la ley sobre la entrada ilegal a Israel. El 1 de abril el Tribunal Superior de Justicia escucho una petición por parte de grupos de derechos humanos en contra de la enmienda que permite a los solicitantes de asilo ser encarcelados en Saharonim y el establecerlos en la instalación Holot.

El número de solicitantes de asilo africanos que salen del país en virtud de lo que se conoce como el procedimiento de salida voluntaria sigue creciendo exponencialmente de mes a mes, dijo el ministro del Interior, Gideon Saar. Saar dijo que 700 solicitantes de asilo han abandonado el país desde principios de este mes.

Mientras tanto, cientos de solicitantes de asilo han comenzado una marcha de protesta desde el centro de detención Holot en el desierto a Tel Aviv. Piden la liberación de todos los detenidos y solicitan que se procesen sus solicitudes de asilo.

Grupos de derechos humanos dicen que las acciones del estado van en contra de las convenciones internacionales sobre refugiados. "El Ministerio del Interior continúa jactándose acerca de este comportamiento por un país democrático - firmante de la convención internacional de los refugiados - es una vergüenza", dijo la Línea Directa para los Refugiados y Migrantes en un comunicado. "Salida voluntaria" es el resultado de la pesado e ilegal presión psicológica a los detenidos, aislados y desesperados solicitantes de asilo, que más de una vez han incluido amenazas y mentiras", agregó el comunicado.

Los solicitantes de asilo afirman que muchos han perdido la esperanza de un futuro mejor en Israel y tienen miedo de estar encerrados o ser ordenador a permanecer en el Holot por un período indefinido. Así que a pesar de sus temores de lo que les espera en sus países de origen, se comprometen a firmar el formulario de "salida voluntaria".

Muchos de los que salen por este procedimiento son aparentemente detenidos en el centro de detención Saharonim o han sido obligados a permanecer en Holot.

La posición del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados es que no se le puede considerar que la gente esté actuando por su propia voluntad, si la opción que tienen es entre la detención y ser enviados de vuelta a su país, donde sus vidas podrían estar en peligro.

Fuente: Haaretz

No hay comentarios:

Publicar un comentario